Rosquillas nevadas

Publicado en por con mara en el dulce

 

250 g. harina de trigo o harina de repostería

130 g. de azúcar blanquilla

170 g. de huevo (unos 3 huevos M aproximadamente)

½ cdita. de anís en grano (4 g. aprox.)

60 ml. aceite suave de girasol

2 yemas de huevo para pintar las rosquillas

Para el glaseado: 400 g. de azúcar glass

2 claras de huevo. 

Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar en un bol hasta que la mezcla espume. Incorporamos el aceite y el anís triturado y mezclamos bien.

Añadimos la harina y comenzamos a trabajarlas hasta formar una masa uniforme. Dejamos reposar la masa en un bol enharinado y tapado, en torno a 1 hora.

Sobre una superficie de trabaja vamos dividiendo la masa en pequeñas porciones, de unos 40 g. cada una y formando cilindros con las manos. Si es necesario podemos engrasar ligeramente la superficie de trabajo y las manos para facilitar el proceso. Le damos forma a las rosquillas y las vamos colocando en una fuente apta para horno.

Las rosquillas deben dejarse reposar en crudo durante aproximadamente 60 minutos.

Precalentamos el horno a 220º C.

Pintamos las rosquillas con huevo y horneamos las rosquillas durante unos 17 minutos. Hasta que veamos que han quedado doradas.

Es habitual y característico que las rosquillas cuarteen su superficie durante el horneado. En función del gusto personal, se puede dejar que se cocinen más o menos para que queden tostadas o blanquitas.

El tiempo de horneado es indicativo, depende de cada horno y del tamaño de las rosquillas.

Antes de terminar es preferible sacar una rosquilla y partirla por la mitad para comprobar que está bien horneada.

Retiramos las rosquillas del horno y dejamos que se enfríen sobre una rejilla antes  consumirlas.

Preparamos el baño o glaseado, ponemos el azúcar glass en un recipiente que te resulte cómodo para después bañar las rosquillas.

Batimos en un bol las claras de huevo hasta conseguir que suban un poco, el azúcar glass y el zumo de limón.

Vamos pasando rosquilla a rosquilla metiéndolas hasta la mitad en el merengue y deja que sequen al aire.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post